Deco

Cómo decorar con poco presupuesto: Estilos decorativos que resultan muy económicos

La decoración no es exactamente la aficción más económica de seguir. Pero es cuestión de echar mano de mucho de creatividad y, sobre todo, de saber escoger un estilo decorativo asequible para tu bolsillo. Pero, sí quieres saber cómo decorar con poco presupuesto conoce los estilos más económicos acá.

El conveniente Minimalismo, mucha filosofía y un presupuesto bajo

«Menos es más» El minimalismo se centra en la filosofía de decir mucho con muy poco. Espacios despejados, pocos muebles, mínimos ornamentos, líneas simples y cortas paletas de colores son lo que define a esta corriente o dicho de otra manera: la sencillez lo es todo.

El minimalismo nos quiere decir que un espacio solo requiere de unos pocos elementos bien organizados para ser admirable, priorizando la utilidad de esos pocos elementos ante todo. Por supuesto, esto no quiere decir que sea una práctica “simple” o “básica” no es tarea fácil el hacer lucir la belleza de un ambiente tan despejado, por lo cual es común apoyarse en la simetría a la hora de decorar.

Consta de muebles de líneas poco complejas y formas básicas, amplios espacios entre un elemento y otro, materiales duraderos y eficientes con texturas bien pulidas, aunado a una paleta de colores reducida que suele constar de tonalidades neutras como marrón, negro, blanco o gris, evitando mezclar tonos en exceso y empleando una iluminación neutra.

Estilo Rústico, la belleza de la rudeza al precio más bajo

El estilo rústico Está caracterizado por el uso de una decoración que como indica su nombre es “rustica” muy alejada de la clásica búsqueda de delicadeza y finura que tienen muchos estilos de decoración.

Este económico estilo decorativo esta para aquellos quienes prefieren materiales duros y poco procesados, pero, a diferencia del estilo industrial, este también se caracteriza por emplear materiales naturales e incluso muchas plantas, con la madera y las fibras textiles orgánicas entregando una elegancia descuidada a las habitaciones.

Sus tonos claros en pigmentos como el marrón o el blanco junto a una iluminación mayormente natural hacen resaltar las texturas poco pulidas con orgullo y su distribución de muebles funcional merma la necesidad de ornamentos, haciendo sentir a las habitaciones como una extensión de la naturaleza que solo se rige por la funcionalidad que orgánicamente encuentras en ella.

Wabi-sabi: Luce tus cicatrices y decora con poco presupuesto

El wabi-sabi se centra en resaltar la belleza de la imperfección, un principio que es cada vez más aceptado a nivel personal, pero en el campo material sigue siendo algo rechazado, un objeto tiene que ser perfecto, sino ¿Cuál es el chiste en conservarlo?

La mayoría paga por algo para que este en las mejores condiciones posibles y solo lo mantienen si sigue así, sin un rasguño, sin una grieta, sin marcas que digan que fue utilizado, sin historias que contar a través de esas marcas. Si tú no perteneces a este grupo quizás esta filosofía para decorar te interese.

Su marca distintiva habita en su filosofía de que nada es perfecto ni eterno, buscando la belleza en lo efímero, en saber que cada día tus decoraciones poseen una belleza que no tenían ayer ni tendrán mañana. Su filosofía lo vuelve un estilo decorativo económico al pedir una muy baja cantidad de requerimientos, siendo lo primordial solo cuatro cosas:

  • Naturalidad: el wabi-sabi basa su filosofía en la naturaleza y por ende no funciona desligado de esta. Materiales como madera, vidrio, piedra, mármol, cerámica u hormigón son su piedra angular y en cuanto a telas, las fibras vegetales como el lino, el algodón o el mimbre serán ideales.
  • Sencillez: de igual forma que el minimalismo, el wabi-sabi te insta a que no uses más de lo que necesitas, no requieres de banalidades para hacer lucir hermoso tu hogar, solo cuida lo que tienes y deja que te acompañe en tu paso por la vida.
  • Discreción: su decoración aprovecha los tonos más apagados de los colores, sin mucho brillo o intensidad, bañándose en la discreta opulencia de los pigmentos oscuros, siendo marrones y verdes los mayores exponentes del estilo, aunque siempre se pueden aprovechar las tonalidades neutrales, como el gris, el blanco o el negro.
  • Intimidad: una de las cosas que hacen destacar al wabi sabi es su distintivo manejo de la luz, prefiriendo usar poca y fría o neutra para dar una mayor sensación de intimidad, aprovechando todo lo posible la luz natural.

Esta es solo una pequeña muestra de ese sector de la decoración que no te pide ser millonario para ostentarlo, si este articulo te ayudo a encontrar un estilo decorativo económico y has aprendido cómo decorar con poco presupuesto, coméntalo y compártelo para que más personas encuentren esa forma de decorar que agrade tanto a ojos como a bolsillo.