DISEÑO DE INTERIORES

Cómo usar Feng shui en la decoración, conoce todo sobre este maravilloso arte ancestral

El Feng Shui, esta filosofía ancestral nacida en el lejano oriente,surgió como un sistema de orden para ocupar consciente y armónicamente el espacio disponible en lugares donde habitan personas. Hoy en día es valorado por todo el mundo, si quieres saber cómo usar el Feng Shui en la decoración, sigue leyendo y aprende todo.

Su impacto en la cultura asiática no tiene punto de comparación, llegando a convertirse en un estándar para el diseño en Japón, Taiwán, Vietnam, Tailandia, Corea, entre muchos otros y por muchos años.

Todo gracias a su atemporalidad y accesibilidad, volviéndose una técnica de decoración que todos deberían conocer y que todos pueden emplear sin cambiar por completo el estilo que ya tienen, por eso hoy te presentamos como incorporar el feng shui en tu decoración.

¿Cuáles son los principios del feng shui?

Esta práctica basa su funcionamiento en la creencia de que los objetos a nuestro alrededor y el orden que les damos pueden influir en nosotros, llámesele espiritualidad o funcionalidad.

El Feng Shui ha demostrado ser un cambio agradable para quienes lo prueban, solo hace falta ver su popularización para darse cuenta de esto.

Para entender cómo funciona el Feng Shui se tiene que entender que proviene  del antiguo Taoísmo, que de una manera muy resumida se podría explicar cómo una creencia basada en la existencia de una energía vital omnipresente que fluye constantemente a través de todo y todos, el aliento de vida o Chi.

El flujo de dicha energía es influenciable por su ambiente, ahí es donde entra el feng shui, una doctrina centrada en facilitar y maximizar el flujo de esta energía en los espacios para beneficio de quienes los habitan a través de una serie de axiomas claves en el diseño de los lugares.

El feng shui funciona a través de un artefacto llamado “Bagua” (ocho trigramas) el cual funge de mapa para la distribución de los elementos decorativos, como una especie de brújula octagonal, esta contiene unos símbolos llamados trigramas en cada uno de sus ocho lados y una serie de ideas asociadas a estos, como lo son elementos, colores, direcciones, miembros de la familia, búsquedas personales y conceptos sociales.

Guía para usar la Bagua (colocarla en el centro de la casa usando una brújula para identificar los puntos cardinales 

  • Norte: Agua, Negro, profesión
  • Noreste: Tierra suave, azul, saber, cultura
  • Este: Madera fuerte, verde, familia, salud
  • Sureste: Madera suave, morado, riqueza, prosperidad
  • Sur: Fuego, rojo, reconocimiento, reputación
  • Suroeste: Tierra fuerte, rosa, relaciones, amor
  • Oeste: Metal suave, blanco, hijos, creatividad
  • Noroeste: Metal fuerte, gris, proyectos, suerte
  • Centro: Tierra, amarillo  y colores terrosos.

Como implementar el feng shui

Con los conceptos ligados a los trigramas en mente y usando el Bagua como brújula para establecer la correcta disposición de los elementos, solo resta organizar el espacio, para esto existen dos métodos:

  1. Superponer el mapa Bagua a la casa entera: de esta manera se tiene que pensar en cada habitación de la casa como un sector asociado a un trigrama en concreto, lo que significa que esa habitación tiene que ser impregnada con los conceptos de dicho trigrama.
  2. superponer el mapa Bagua a una habitacion: por otro lado, también puede utilizarse el Bagua como un mapa decorativo para una habitación en concreto, teniendo que hacer las divisiones en la habitación de una manera mucho más ambigua.

Los elementos del feng shui y sus representaciones en la decoración de interiores

Hay que entender que los elementos y sus conceptos asociados no siempre son cien por ciento literales, a veces son más subjetivos, por lo cual hay muchos materiales y colores representativos, esto permite tener una amplia selección de maneras para instaurar el feng shui.

  • Representaciones del Fuego: Chimeneas, incienso, ceniceros, lámparas, hornos, microondas, entre otros artículos relacionados al brillo o al calor.
  • Representaciones de la Tierra: Rocas, ladrillo, cerámica, arena y otros minerales
  • Representaciones del Metal: básicamente cualquier artículo de metal
  • Representaciones del Agua: fuentes de agua, vidrio/cristal, Hielo, refrigeradores y entradas de aire
  • Representaciones de la Madera: plantas, papel, por supuesto madera y otros artículos naturales

Hay que entender que los elementos y sus conceptos asociados no siempre son literales. Por el contrario, muchas veces son más bien, subjetivos, por lo cual, hay muchos materiales y colores que son representativos, lo cual permite tener una amplia selección de maneras para instaurar el feng shui.