Actualidad Más Leída

Todo sobre La Movilidad Jubilatoria

Con la aprobación de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, los jubilados fueron los más afectados, a pesar del bono anunciado para quienes reciben un haber mínimo en dos pagos.

La medida abolió la movilidad previsional, lo que determina los incrementos que ya habían sido modificados en la administración por Mauricio Macri.

¿Qué es la movilidad jubilatoria?

Es la ley que rige cómo se establecerán los mecanismos para aumentar los activos de las jubilaciones, un derecho consagrado en el artículo 14a de la Constitución Nacional que además establece que los cambios no pueden perjudicar a los jubilados.

Según la abogada previsionalista Andrea Falcone, «la movilidad fue históricamente deficiente y por eso se llevaron a cabo los juicios de reajuste de jubilaciones«.

¿Cómo nació?

La fórmula de actualización de los activos de jubilaciones o movilidad fue establecida por la Ley 26.417 en el 2008 como mecanismo de actualización automática de los activos jubilatorios.

El caso más simbólico fue el de Adolfo Badaro, conductor de buques que se jubiló en 1983 y entre 2002 y 2006 se vio afectado por la Ley de Solidaridad Previsional, que había quedado obsoleta debido a la crisis del fin de la convertibilidad y una serie de incrementos otorgados solo al patrimonio mínimo.

“En 2007 llega la decisión de Barado, que establece que los jubilados no se pueden quedar sin movilidad y les otorga aumentos de acuerdo a cómo subieron los salarios”, explicó Falcone.

Reforma de la Gestión de Macri

En 2017, el expresidente modificó el cálculo: 70% de inflación más 30% de variación salarial pero, según explicó Semino, «se empezó a generar conflicto por el factor de escisión: había un reclamo que se había aplicado retroactivamente y en ese período se habían perdido entre 6 y 7 puntos de ajuste correspondientes a ellos».

Por otro lado, «el problema con ese régimen es el nivel de inflación que tenemos», explicó Arce. Incluso el ministro de Economía, Martín Guzmán, defendió el cierre, reconociendo que «el sistema actual imposibilita que se haga el levantamiento».

Las medidas de Alberto Fernández

Las leyes de solidaridad social y reactivación productiva incluyeron la suspensión del régimen por 180 días, donde se desarrollaría otro sistema, como prometió el gobierno, y durante ese período «lo que haremos es proteger a los jubilados, que son los más vulnerables», explicó.

Según Arce: «Lo único que dicen es que darán una cantidad fija a todos en marzo, pero hasta ahora no tenemos nada».

En concreto, el conflicto radica en la arbitrariedad que debe tener el Ejecutivo para decidir sobre los incrementos, que es el principal objetivo de intentar evitar la movilidad previsional.

¿Es un congelamiento?

El mandatario aclaró que con la aprobación de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva «lo único que cambió fue el cálculo de actualización» de los activos del sistema de pensiones y que «no hay congelamiento», ya que introducirá nuevos incrementos en los próximos meses.

En ese momento, Arce ratificó las declaraciones del presidente pero aclaró: «No hay congelación porque va a aumentar pero no sabemos cuánto».

Bono

Antes de que se aprobara la ley, el gobierno anunció un bono para los pensionados que saquen lo más bajo y para los que saquen hasta 19.068 de los 5.000 pesos en diciembre y otro del mismo valor en enero.

«Es extraordinario para pasar las vacaciones», cuestionó uno de los abogados de pensiones.

¿Cuál es el tiempo de espera para el juicio?

Según Falcone, «la inconstitucionalidad o no (de la ley) dependería del aumento dado por Alberto Fernández para marzo. Si fuese por una suma fija igual a todos y menor a las 11,5 correspondientes «Será inconstitucional. Tendremos que esperar hasta el anuncio».